Movimientos de la luna

24 Ago 2017 - Etiquetas:

Movimientos de la luna

La Luna es algo que damos por sentado ya que casi siempre está ahí para nosotros. Pero si le preguntamos a alguien donde está la Luna es probable que no lo sepa.

Que es la luna? La luna es nuestro satelite natural. Creemos que la Luna siempre es visible y sin embargo esto no es cierto. Durante el período anterior a la Luna Nueva, no podemos ver la Luna en absoluto, ya que es absorbida por la brillantez del Sol.

La Luna tiene 3476 kilómetros de diámetro. Esto hace que la Luna sea mucho más pequeña que la Tierra, pero en relación con nuestro planeta, en realidad es muy grande. La mayoría de las otras lunas en el sistema solar son mucho más pequeñas que el planeta que rodean.

Si pones atención a la Luna desde su fase de Luna Nueva y haces un punto imaginario en el cielo, notarás que la noche siguiente la luna habrá cambiado. Espera unos 51 minutos y la luna estará donde estaba la noche anterior. Este segundo movimiento ocurre porque la tierra gira, pero el primer movimiento de una noche a la siguiente es porque la Luna gira en dirección oeste alrededor de la Tierra y va girando en su propio eje por 27,21 días para dar una vuelta competa. Sin embargo, debido a que la Tierra se mueve, la Luna tardara más en volver al punto donde la vimos cómo Luna Nueva. Esto será en unos 29.53 días.

La Luna es un satélite y, por tanto, gira alrededor de la Tierra a una distancia media de 384 400 kilómetros, aunque la distancia real varía a lo largo de su órbita.

Los movimientos de La luna alrededor de su eje (rotación) tarda alrededor de 27.21 días como antes mencionamos y se conoce como mes sidéreo, y aparte se traslada alrededor de la Tierra (traslación) en el mismo intervalo de tiempo, de ahí que siempre nos muestra la misma cara.

Además, nuestro satélite completa una revolución relativa al Sol en aproximadamente 29.53 días y se conoce como mes sinódico, período en el que comienzan a repetirse las fases lunares.

La Luna gira alrededor de la Tierra aproximadamente una vez al mes. Si la Tierra no girara en un día completo, sería muy fácil detectar el movimiento de la Luna en su órbita. Este movimiento hace que la Luna avance alrededor de 12 grados en el cielo cada día.

Apogeo y perigeo de la Luna

Si la tierra no rotara, se vería la luna cruzando el cielo durante unas semanas, y luego pasaría otras semanas ausente, durante las cuales la estuviera en la parte opuesta de la tierra.

Sin embargo, la tierra da un giro cada día, y la Luna se mueve en su órbita también hacia el este. Así, cada día a la Tierra le toma alrededor de 50 minutos para estar de frente con la Luna nuevamente. El giro de la Tierra y el movimiento orbital de la Luna se Combinan de tal manera que la salida de la Luna se retrasa unos 50 minutos cada día.

La órbita Luna-Tierra está inclinada respecto al plano de la órbita Tierra-Sol, de modo que conforman dos puntos, llamados nodos, que son los responsables de producir los eclipses del Sol o de Luna.

La órbita de la Luna es complicada, porque está bastante lejos de la Tierra como para que la influencia de la gravedad ejercida por el sol la afecte. Por esto no hay nodos fijos en la Luna, sino que dan una vuelta en 18,6 años. El eje de la elipse lunar es el fijo, lo que provoca los movimientos del apogeo y periferia de la Luna en una vuelta completa cada 8,85 años.

Libración lunar

Para el movimiento de la Luna en su órbita, hay que tener en cuenta su ubicación en el momento de la puesta de Sol durante unos días. Su movimiento orbital la llevará a un punto más hacia el este en el cielo en el crepúsculo cada día.

El movimiento propio de la Luna se traduce en un desplazamiento de oeste a este, pero su movimiento se produce de este a oeste, consecuencia del movimiento de rotación de la Tierra.

La máxima superficie de la Luna visible desde la Tierra no es exactamente el 50% pero si llega hasta el 59%, por un efecto conocido como libración. Los movimientos de la luna hacen que la velocidad orbital no sea constante, por tanto, percibimos según el movimiento más de la parte este o de la parte oeste de la luna. En este caso se habla de una libración en longitud.

ENTONCES LA LUNA TAMBIEN GIRA

Desde nuestra perspectiva aquí en la Tierra, la Luna siempre nos muestra la misma cara. En algún momento en un pasado lejano, la Luna giró desde la perspectiva de la tierra, pero la gravedad de la Tierra continuó jalando de forma desigual a la Luna, ralentizando su rotación. Finalmente, la Luna se bloqueó en su lugar, siempre mostrándonos el mismo lado.

Pero si nos fijáramos en el sistema Tierra-Luna desde el polo norte, veríamos que la Luna gira realmente sobre su eje. De hecho, como la Luna viaja alrededor de la Tierra en una órbita en sentido contrario a las agujas del reloj y también hace una rotación completa en su eje en sentido contrario a las agujas del reloj.

Si nos fijamos en una animación computarizada de los laboratorios de astronomía, veremos que la Luna se mueve por completo a través de sus fases durante el transcurso de un mes, además notarás una extraña oscilación, como si la Luna se balanceara un poco hacia adelante y hacia atrás sobre su eje.

La libración

En promedio, la Luna está fija en su superficie con respecto a la Tierra. Pero su órbita actual es elíptica, se acerca y se aleja de la Tierra.

Cuando la Luna está en su punto más cercano, su rotación es más lenta que su velocidad orbital, por lo que vemos 8 grados más en su lado oriental. Pero cuando la Luna está en el punto más distante, la rotación es más rápida que su velocidad orbital, así que podemos ver 8 grados en el lado occidental.

La Libración permitió a los astrónomos observar más de la superficie de la Luna de lo que podríamos si la Luna siguiera una órbita circular.

Los dos hemisferios de la Luna son muy diferentes

Mientras que el lado cercano está cubierto con grandes llanos basálticos llamados maría, el lado lejano está casi completamente cubierto de cráteres. Las razones de esta diferencia sigue siendo un misterio para los científicos planetarios, pero es posible que una segunda Luna se estrelló en ella, hace miles de millones de años, creando la superficie extraña que vemos hoy en día.