Formas de Comunicación entre Terra y Espacio

- 07 Nov 2015

From the OSR Blog

Fue en 1961 que se produjo el primer viaje del hombre al espacio que vio como protagonista al ruso Yuri Gagarin. Aunque algunos años antes la perra Laika se había convertido en el primer ser vivo que orbitase la Tierra en la nave soviética "Sputnik 2", el día 3 de noviembre de 1957. Solamente un mes antes se lanzó al espacio el primer satélite artificial de la historia terrestre, el "Sputnik 1". Todos estos constituyeron los primeros intentos del hombre para investigar la comunicación entre Tierra y espacio.

No mucho tiempo más tarde se crearon las naves espaciales con el objetivo de investigar el Universo. Las maniobras de las naves espaciales y de los satélites se pueden ejecutar de la Tierra, o son los mismos astronautas que las habitan a manejar todas las operaciones. Este control Tierra-espacio se conoce con el nombre de Tierra-Misión.

Cuando una nave espacial se lanza al espacio, existen distintos tipos de comunicación que deben establecerse:

  • La comunicación entre los mismos astronautas que habitan la nave;
  • La comunicación entre los astronautas y los controladores de la misión en la Tierra;
  • La comunicación entre la computadora de la nave y la de la Tierra.

Para esta última tipología de comunicación, se emplean instrumentos de radio muy sofisticados, los cuales deben de tener un margen de error casi nulo y con un nivel de interferencia muy bajo para el éxito de las misiones espaciales.

Ya sabemos que hoy en día, viajan imágenes de televisión y computadoras entre los satélites y la Tierra. De la misma manera es importante el enlace de los utensilios y sensores de la areonave con la Tierra ya que estos manden señales hacia abajo para el control y el monitoreo de las naves espaciales.

Comunicaciones por satélites

Esta tipología de comunicaciones tiene lugar gracias a las ondas electromagnéticas que se transmiten a través de los satélites artificiales situados en la órbita de la Tierra.

Un satélite actúa como repetidor de las señales recibidas de la base terrestre. En realidad, recibe las señales enviadas desde la Tierra y las envía a otro satélite o de vuelta a los receptores terrestres.

Se conocen dos tipos de satélites, los pasivos que sólo reciben la señal sin desarrollar ninguna otra tarea; y los satélites activos que son los más comunes, capaces de amplificar la señal recibida y reemitirlas hacia la Tierra.

Gracias a la tecnología, en la actualidad un astronauta que se encuentre en el espacio puede sentirse a gusto durante una misión espacial, ya que puede hablar con su familia por chateo o actualizar su blog. Los astronautas utilizan sistemas de navegación computarizados, que le permiten observar las estrellas para determinar la posición del vehículo en cualquier momento. Al mismo tiempo, de la Tierra se utilizan sistemas de ubicación para conocer la posición de la nave con respecto a nuestro planeta.

Un mando computarizado, que puede ser controlado por los astronautas o de la base terrestre, activa los motores de la nave para corregir la posición del vehículo, decidir el rumbo y la velocidad del mismo.

Generalmente, las comunicaciones entre el espacio y la Tierra se efectuan en tiempo real cuando la nave se encuentra cerca de la órbita terrestre. Pero no es así cuando las comunicaciones tienen que cubrir grandes distancias, en este caso la señal puede emplear minutos, horas o enteros días en llegar.

 

    Compartir este artículo: